Las sillas son elementos importantes en el mobiliario de oficina, es por eso que elegirlas no debe ser una decisión que se tome a la ligera. Se deben comparar estilos, precios y, sobre todo, materiales. Una de las principales interrogantes en este sentido es ¿qué será mejor, asientos metálicos o de plástico? Básicamente, ambos son muy funcionales y tienen ventajas similares como la resistencia a las condiciones climáticas y su facilidad para limpiarse, pero también tienen características distintas: las primeras suelen ser más resistentes y las segundas más flexibles en cuanto a variedad de modelos, colores y estilos.


Aunque el plástico no es uno de los materiales más valorado por los interioristas y suele asociarse popularmente con productos de baja calidad, la realidad es muy distinta. Este material es muy popular actualmente, de mucha utilidad y puede ofrecer muchas ventajas.


Los asientos de plástico pueden ser ideales para las cocinas y combinan muy bien con el resto de la decoración, ya que los hay de muchos estilos. Los hay de tipos futuristas, clásicos, minimalistas, etc., y la mayoría se caracterizan por mantener un diseño de líneas curvas lo cual les aporta mucha comodidad. En general, suelen tener colores muy vivos, por lo que ayudan a crear ambientes más relajados y creativos en las oficinas.

Otro sitio en el que se les da mucha utilidad a las sillas de plástico es el exterior. Este material que resiste bien las inclemencias meteorológicas, ya que es impermeable, así que soporta bien el deterioro del sol y de la lluvia sin estropearse. Colocar sillas de plástico en la terraza o en el patio de la oficina es muy cómodo porque, además, es un material muy ligero que permite su transportación con mucha facilidad.

material-metal

Por otro lado, los materiales metálicos, como el aluminio, son los más resistentes y duraderos en la confección de mobiliario de oficina. Probablemente, cuando se hable de este tipo de muebles se piense sólo en lockers y escritorios, pero lo cierto es que este material es lo suficientemente flexible para crear una gran variedad de mobiliario con diferentes estilos.

Aunque esta opción no suele ser la más cómoda, es frecuente que se mezcle con otros materiales y acabados para crear el balance perfecto entre resistencia y ergonomía. De hecho, las sillas de plástico y metal son muy comunes en el mercado y las puedes encontrar de muchos tipos, ya sea para áreas de espera, de recepción o capacitación.

Estos dos materiales comparten muchas ventajas: son fáciles de limpiar y de mantener, resisten perfectamente a la intemperie, no absorben la humedad, son estéticos y muy durables.

About the author

Leave a Reply