¿Cómo mantener limpios los muebles de oficina?

Mantener limpios los muebles de oficina es una tarea muy importante no sólo por estética sino también por razones de salud. Cuando estos se encuentran en condiciones óptimas, el espacio luce más organizado y refleja valores positivos de la empresa permitiendo que las personas laboren mejor y que las visitas se lleven mejores impresiones.


Aunque hay muchas empresas especializadas que se encargan de esta labor, a continuación te daremos tips básicos sobre cómo llevarla a cabo de manera correcta.


Conocer sobre las mejores técnicas de limpieza para cada tipo de mueble te ayudará a mantenerlos siempre en el mejor estado, así que lo primero que debes hacer es distinguir entre todos los tipos de acabado y comprender que algunos requieren cuidados específicos. Los tapizados, por ejemplo, requieren siempre el uso de aspiradoras, mientras que los metálicos resultan menos delicados; por otro lado, las maderas pueden verse afectadas por soluciones corrosivas.

Sillas y sillones

piel-negra-blog

Las sillas y sillones recubiertos de un textil o piel sintética son un poco más complicados de limpiar, ya que en muchas ocasiones absorben la suciedad. Se recomienda que sean aspirados diariamente y que cada vez que sea necesario se use una solución de champú o algún otro producto especial, teniendo cuidado de no mojar en exceso el asiento o la parte recubierta, ya que la esponja de su interior puede expulsar suciedad al mojarse, manchando la tapicería exterior. Si el recubrimiento es de piel natural, se tiene que hidratar periódicamente. En el mercado existen diferentes emulsiones que proporcionan excelentes resultados y alargan la vida este tipo de muebles.


Muchos de los objetos que se encuentran en el lugar de trabajo se componen de melanina. Para la limpieza de estas superficies, la mejor técnica es utilizar simplemente agua y jabón.


Para el mobiliario de madera o chapa de madera no es recomendable aplicar sprays de ceras ni siliconas, ya que engrasan la superficie y esta pierde su aspecto natural. No olvides que la mayoría está protegida con barnices y ceras, así que usar un trapo humedecido en una solución neutra será la mejor técnica para mantenerlo en buen estado. Cuando la chapa de madera o madera maciza está deteriorada es conveniente nutrirla e hidratarla. Los productos jabonosos específicos para madera contienen esos nutrientes que necesitan, y es que no hay que olvidar que es una superficie natural y que el paso del tiempo la puede deteriorar. Sigue estos consejos y podrás mantener tus instalaciones en mejor estado para que así puedas brindarles a tus empleados el mejor ambiente.

About the author

Leave a Reply