Importancia del mantenimiento en los muebles de oficina

Tu lugar de trabajo está completo y funcionando. Todo va bien, la gente se desenvuelve y realiza sus actividades necesarias jornada a jornada. Definitivamente, es un gran logro, pero hay algo muy importante que no debes olvidar: el mantenimiento.

Los muebles de oficina suelen ser muy resistentes, pero siempre debes vigilar que se encuentren en el mejor estado para que el trabajo siga fluyendo. Para lograr esto de la mejor manera, asegúrate de que tus muebles sean de buena calidad, resistentes y durables. No hablamos sólo de materiales metálicos, ya que algunos plásticos y maderas también tienen estas características y además son fáciles de limpiar y de mantener en buen estado.

Superficies limpias

La limpieza de las superficies es una tarea de gran importancia, no solo por estética, sino también para su conservación. Para la eliminación del polvo se deben utilizar aspiradoras, plumeros y soluciones limpiadoras. Siempre debes encontrar la forma más idónea de trabajar ahorrando tiempo y esfuerzos innecesarios. También hay que tener cuidado con los agentes y químicos que pueden resultar agresivos para tus muebles de oficina. Lo mejor es acudir a profesionales en estas tareas.

Las sillas requieren un mínimo de mantenimiento, sin embargo es importante dárselo. Todos sus elementos están sellados y calibrados para funcionar por un tiempo prologado. Aunque la limpieza del tapiz y de la superficie es lo más complicado, no olvides que es importante revisar que los tornillos estén ajustados siempre.


Tal vez no lo sabías pero la luz afecta a la madera. Evita que los equipos de este material se expongan por mucho tiempo y directamente a los rayos solares.


Otros muebles de oficina a los que hay que brindarles cuidados son las cajoneras y archiveros. Sus partes más susceptibles son los rieles, las bisagras y las cerraduras, sin embargo, es común encontrar este tipo de mobiliario en fabricantes confiables, diseñados con materiales duraderos y garantías largas que no requieren atención muy constante.

La humedad también es otro factor a considerar, su presencia puede provocar olores extraños y el desgaste de algunos materiales. Para evitarla se debe mantener aireado el espacio y darle mantenimiento al sistema de ventilación con frecuencia.


Conclusión

Todo esto te ayudará a mantener en buen estado los muebles de tu oficina y, con ello, a que los usuarios se concentren en sus tareas, manteniendo a buen ritmo la productividad de tu empresa. Cuando adquieras muebles nuevos asegúrate en la medida de lo posible de que su calidad es alta;una vez que estén instalados, no los descuides.

About the author

Leave a Reply