Si de almacenar cantidades moderadas y ligeras de productos se trata, los estantes metálicos resultan ideales. Son muebles metálicos que se adaptan a cualquier tipo de espacio y resultan ser muy prácticos y resistentes. Son muy útiles para muchas empresas, pero para implementarlos de manera inteligente es recomendable que sepas más sobre ellos. A continuación te enlistaremos algunas de las características principales de los estantes metálicos.

Existe una amplia variedad de ellos. Los podrás encontrar abiertos, cerrados, con divisiones, altos, anchos, etc. Todos pensados para adaptarse a tu almacén y tus necesidades. También pueden tener distintos acabados y colores.

Son resistentes

Estos estantes están hechos de diversos metales, lo cual garantiza una máxima resistencia: puedes colocar una enorme cantidad de productos y algunos de ellos son a prueba de golpes. Durarán mucho tiempo en tu empresa, así que, definitivamente, considéralos una buena inversión.

Son aptos para casi cualquier tipo de industria

Su flexibilidad les permite almacenar y ordenar una gran variedad de artículos de oficina, como cajas de archivo muerto, artículos deportivos, de cocina, herramientas, libros, refacciones, etc.

Son muy versátiles

Los estantes metálicos se pueden reubicar y adaptar fácilmente a cualquier espacio. Además, se les puede integrar una amplia gama de accesorios como respaldos, costados, cajones, gavetas y divisores, resultando accesibles y funcionales para el usuario.

Son de fácil armado y transportación

Permiten el acceso directo a mercancías muy diversas y, al ser desmontables, permiten la posibilidad de expandirse en una gran multiplicidad de combinaciones.

Son ligeros

La estructura en sí no es de gran peso, por lo que se pueden mover con facilidad de un sitio a otro. Si tu empresa o almacén tiene la necesidad de mantener el inventario en orden o simplemente de guardar archivos, los estantes metálicos pueden ser la solución. Si bien no resultan tan estéticos como las cajoneras u otros muebles, sí son muy útiles, prácticos y económicos. También es buena idea implementarlos cuando se piensa a largo plazo, pues su estructura armable te da la opción de configurarlos de formas distintas e incluso ampliarlos y formar unidades mayores para capacidades distintas, así no tendrías que desecharlos para conseguir mobiliario nuevo sino simplemente modificarlos.


Conclusión

De la misma manera, si tu bodega se tiene que mudar de sitio, los estantes metálicos fácilmente pueden ir con ella, pues son ligeros, desarmables y su instalación no implica hacer modificaciones en las edificaciones, al contrario, las respeta y se adapta a ellas. Esperamos que este artículo te haya servido y que cada vez que pienses en estantes metálicos tengas en mente todas sus ventajas.

About the author

Leave a Reply