Las mesas de centro son parte importante del mobiliario de una empresa en salones como la recepción, sin embargo, dado que muchas veces son sólo de adorno, se les presta poca atención y se eligen a la ligera. A continuación te damos algunos consejos para que instales la mesa de centro que mejor vaya con tu espacio, le des la mayor utilidad posible y además, logres que forme parte importante de la decoración.

Afortunadamente, existen muchos tipos y estilos para elegir, toma en cuenta tus necesidades y piensa en el tamaño del salón en el que estará, pues este mueble debe de guardar proporción con él. También se recomienda que su altura sea igual o menor a la de los asientos, que sea cuadrada para que embone mejor con los muebles y que, si se va a mover constantemente, tenga ruedas. Los plásticos, las maderas y el cristal son los materiales más recomendados para su composición, pues son muy durables y, según sus estilos, pueden reflejar mucha modernidad y elegancia.

Las mesas de centro son más útiles de lo que crees, les dan a las visitas un espacio para colocar sus carpetas y otras pertenencias similares mientras esperan. En ellas también se pueden poner bebidas, revistas, e incluso adornos que le den un toque de vida al espacio, como plantas pequeñas. Algunas incluso tienen un nivel intermedio para poder almacenar más elementos. Otras cuentan con puertas y cajones.

Si no estás seguro de algunos aspectos, elige los términos medios. Si no es muy grande pero tampoco muy pequeña, seguro se adaptará a tu oficina. Lo mismo aplica para su altura: si son muy bajas pueden resultar incómodas y si son muy altas obstaculizarán la visión haciendo que la sala parezca más reducida.

En cuanto a la separación de la mesa de centro en relación a los asientos es recomendable que haya entre cuarenta y cincuenta centímetros de distancia entre ambas para que podamos pasar fácilmente.

La forma más habitual es la rectangular porque suele ser la que mejor encaja con la forma del resto de los muebles y el espacio disponible, sin embargo hay otras opciones: cuadradas, de forma hexagonal, redondas, ovaladas, asimétricas…. En realidad, lo que debes hacer es elegir, por un lado, lo que más te guste, y por otro, lo que mejor se adapte al espacio en el que vas a colocar la mesa.

No olvides elegir tu mesa de centro en función del estilo que tiene el resto de las instalaciones, sólo así podrás integrarla de manera estética y hacer que toda tu oficina refleje los valores que más te interesan: elegancia, pulcritud, seriedad o modernismo.

About the author

Leave a Reply