Consejos para decorar el interior de una oficina

Hoy en día, las oficinas deben ser lugares que ofrezcan una decoración y servicios que alienten a los empleados a ser más productivos. Una silla de metal, archivadores de color gris y un escritorio sin vida contribuyen poco a la eficiencia. Por el contrario, las variaciones en la luz, el color y la textura ofrecen alivio de la monotonía del diseño básico de la oficina. El espacio de oficina debe incluir zonas de trabajo y muebles cómodos que se adapten al uso y las necesidades de los usuarios.

Eligiendo el diseño con los muebles de oficina adecuados

Antes de comenzar a planear un diseño nuevo para tu oficina, es necesario considerar qué elementos son apropiados para los trabajadores y el flujo de la oficina. Un programador de computadoras necesita muebles ergonómicos. Un contratista puede necesitar áreas de trabajo grandes para distribuir los planos.

Algunas ideas de diseño básicas son pintar las paredes de un color neutro como el beige, el azul pálido o el verde suave. Cuelga fotografías o ilustraciones en las paredes. Cambia el arte de las paredes dos veces al año para mantenerlo fresco.

Si tienes planeado utilizar alfombras, las más recomendables son las de pelo bajo en colores neutros. Puedes acentuar la alfombra con tapetes en áreas de descanso informales.

No te olvides de la organización

Instala estantes del piso al techo para libros, recuerdos y piezas decorativas. Coloca puertas en una sección para ocultar los archiveros y los insumos de papelería como papel de impresora, tintas, etc. Usa muebles de guarda que combinen entre si, para el almacenamiento de artículos que de otra manera crearían desorden.

Haz que tus empleados se sientan cómodos

Cuando te encuentres en la fase de elección del mobiliario, elije un modelo de escritorio que responda a las necesidades de los trabajadores. Personaliza la altura de las mesas y sillas a una altura que sea indicada para trabajar.

Sabiendo que una buena salud significa un mejor rendimiento de los empleados, verifica que los muebles tengan un diseño ergonómico. Crea un área para sentarse lejos del escritorio con un sofá o dos sillas y una mesa de café para contar con un espacio de trabajo menos formal. Otra opción es contar con una estación de trabajo separada para el trabajo con computadora que se pueda cerrar en un gabinete, lo cual resulta ideal en las oficinas donde las computadoras no son las herramientas de trabajo principales.

Para darle más vida al espacio, no olvides colocar algunas las plantas alrededor de la oficina para ayudar a mantener el aire limpio y suavizar la decoración. Elije plantas resistentes que sean adaptables a situaciones de poca luz.

Elige cortinas transparentes para difundir la luz del sol. Coloca los escritorios de modo que el sol nunca brille directamente en los ojos del oficinista. Además de aprovechar la luz natural, coloca una iluminación superior para áreas generales y lámparas de oficina que provean una iluminación puntual en los escritorios y en las áreas de descanso.

Al escoger correctamente el mobiliario de oficina, no solamente harás que tus empleados se sientan más cómodos con su lugar de trabajo, sino que se vuelvan más funcionales con sus actividades diarias y, por ende, resulte en un mejor desempeño para la empresa en general.

About the author