Cómo ajustar la silla de oficina a la mesa de trabajo

La mayoría de las personas pasan mucho tiempo sentadas frente a una computadora, por lo que resulta imprescindible que además de tener una silla ergonómica, el empleado sepa cómo ajustar la silla de oficina a la mesa de trabajo, con el fin de obtener el mejor rendimiento de ésta. Y es que las zonas del cuerpo más afectadas por no ajustar correctamente la silla de oficina a nuestra mesa de trabajo son la parte alta de la espalda, la zona lumbar, el cuello y la nuca.

Conviene recordar que destacan por su incidencia laboral las enfermedades de la columna vertebral, ocupando un puesto muy elevado entre las causas de incapacidad permanente en el trabajo. En muchas ocasiones, la falta de tiempo y las prisas nos impide darle la importancia que requiere a este tipo de dolencias de oficina, y que pueden llegar a convertirse en un verdadero problema para nuestra salud más allá del ámbito laboral.

A continuación, te ofrecemos algunos tips para ajustar la silla de manera idónea para que evites estas patologías y molestias tan comunes en el entorno laboral. Saber cómo ajustar la silla a la mesa de trabajo es básico para prevenir dolores, tensiones y fatídicas contracturas musculares que, a la larga, pueden traducirse en irreversibles patologías:

Ajusta la altura del asiento de forma exacta. Tus pies deben descansar cómodamente en el piso, al tiempo que tus antebrazos, extendidos sobre la mesa, formen un ángulo de 90 grados con los brazos. No todas las personas podrán alcanzar esta postura, sino que, por su corta estatura, deberán ayudarse de un reposa pies. Ahora bien, con el mecanismo giratorio de las sillas para cajero PM STEELE podrás girar el asiento sobre su eje con facilidad, buscando tu altura ideal y evitando molestias de espalda propias de una elevación inadecuada, ideales para atención de mostrador, trabajos de laboratorios o para líneas de producción.

Consejos

Regula el respaldo y trata de adaptarlo perfectamente a tu espalda. Decídete por un modelo de silla con mecanismo de contacto permanente de respaldo de última generación para prevenir dolores y contracturas lumbares. Si no sabes bien cómo ajustar la silla a la mesa de trabajo, con éste avanzado mecanismo nunca tendrás problema, pues obliga a tu espalda a adoptar una postura recta y a mantenerte erguido mientras trabajas en tu escritorio.

Ocupa toda la superficie del asiento, es decir, no te sientes en el borde, y regula el respaldo en esta postura, tanto en altura como en profundidad o contacto con tu espalda. Para prevenir dolores lumbares confía en una silla con mecanismo de respaldo con altura y profundidad ajustable; conseguirás un mayor bienestar y motivación en el trabajo.

Por último, ajusta los descansabrazos de la silla, de tal manera que no toquen tus codos cuando estén en un ángulo de noventa grados. Tus brazos deben balancearse con la libertad y comodidad necesaria para conseguir un mayor rendimiento en el desarrollo de tu actividad laboral.

Los anteriores consejos son muy útiles para sacar el máximo partido a tu silla de oficina, pero si realmente quieres evitar lesiones, debes extremar el cuidado en su elección. No olvides comprobar si tu silla de oficina dispone de cinco patas o cinco puntos de apoyo sobre ruedas.

A diferencia de las sillas de cuatro patas, esta especial configuración en forma de estrella de cinco puntas otorga al usuario un mejor reparto del peso, mayor libertad de movimiento y estabilidad, lo que en definitiva le evita posturas forzadas en su jornada de trabajo.

Y es que, el bienestar físico y psicológico de las personas que pasan muchas horas sentados en un puesto de trabajo de oficina está relacionado estrechamente con el mobiliario y con el entorno en el que se realiza esta actividad.


Conclusión

Recuerda que para ajustar la silla a la mesa de trabajo adecuadamente, no solamente debes conocer sus mecanismos, sino haber elegido previamente la más adecuada a tu morfología para conseguir posturas en el trabajo cómodas y saludables. Infórmate acerca de los materiales empleados, los procesos de fabricación y las evaluaciones y certificados de calidad seguidos. Recuerda que tu salud y la de tus empleados dependen de ello.

About the author