¿Qué son los racks industriales autoportantes?

Los racks industriales autoportantes son estructuras que hacen innecesarias las grandes obras de ingeniería en la construcción de almacenes, pues las propias estanterías forman parte del sistema constructivo del edificio. Así, sus pilares, columnas y demás componentes metálicos forman parte de las cubiertas y los laterales de las naves de almacenamiento, lo que ahorra dinero en la edificación y aprovecha al máximo el espacio disponible.

Como es lógico, los racks industriales autoportantes están diseñados no sólo para soportar la carga que posteriormente se deposite en las estanterías, sino la propia del edificio más todas aquellas fuerzas imprevistas de agentes externos, la nieve, el viento, los ligeros movimientos sísmicos, etc.

Pueden emplearse en todo tipo de productos, incluso para el almacenamiento de productos perecederos, dado que sus estructuras están preparadas para resistir sin deformarse temperaturas extremas (frio o calor), incluso las que se registran en las cámaras de congelación.

Siempre teniendo en cuenta las limitaciones locales que imponen las distintas normativas, así como la elevación que consiguen las carretillas o elevadores del mercado, es posible construir almacenes con los racks industriales autoportantes de hasta 30 metros de altura.

Por todas las características antes mencionadas, los racks industriales autoportantes no sólo facilitan el almacenaje de mercancía no homogénea y logran aprovechar hasta el último metro de la superficie disponible gracias al almacenaje a gran altura, sino que pueden configurarse para que el manejo de las cargas sea a través de sistemas tradicionales o automáticos.

Asimismo, es posible acoplar otros tipos de racks, como los racks picking, o los drive in a los racks industriales autoportantes, consiguiendo una mayor versatilidad en la bodega.

Todas las estructuras de los racks industriales autoportantes deben respetar las máximas medidas de seguridad, esto es, deben estar construidas con acero de la máxima calidad, protegidas por pintura en polvo poliéster epóxica anti incendios (que además de protegerlas de posibles fuegos evita la oxidación del metal) y, fundamentalmente, estar montadas por verdaderos profesionales que ensamblen adecuadamente las estructuras.


Conclusión

Además, una de las mayores ventajas de los racks industriales autoportantes es su facilidad de montaje y desmontaje, por lo que puede desmontarse en cualquier momento y ubicarse en otra superficie de similares características.

About the author